Logo como agente vendedor

Hasta ahora hemos tratado al logo como un símbolo representativo de la empresa, como algo que puede acercar al público con los productos o servicios que la empresa ofrece. En esta sección presentaremos al logo de otra manera: como objeto de deseo en sí mismo. Es decir, anteriormente tratamos al logo como un puente entre el público y su objeto de deseo (el producto), sin embargo, el logo también puede convertirse en un objeto de deseo.

El logo como agente vendedor significa pensar al logo como lo que la gente quiere adquirir, claro está, esto sucede de modo absoluto en pocos casos de empresas ultrafamosas pero es posible encontrarlo en diferentes grados en empresas más pequeñas. El objetivo de esta sección es demostrar cómo el logo es de importante que hasta puede transformarse en un objeto de consumo.

Pensar el logo como objeto de deseo es decir que el producto sobre el que está impreso el logo no tiene mayor importancia por sí mismo sino sólo por el hecho de tener impreso el logo. Veámoslo con un caso clásico. Las camisetas que tienen impreso un enorme logo de la empresa Nike son de lo más comunes: vemos a personas usándolas cuando están corriendo en el parque, jugando al tenis o disfrutando un rato en casa. Sin embargo, estas camisetas de las que hablamos no son como las que se venden a un alto precio en prestigiosos locales de ropa deportiva, son simplemente camisetas, camisetas de algodón y poliéster que cuestan unos pocos dólares.

Muchísima gente compra estas camisetas, se ven por todos lados: ¿es realmente la gente tan ingenua como para no darse cuenta que no son camisetas fabricadas por la empresa Nike? La respuesta es no, claro que no. Quien compra esas camisetas sabe perfectamente que no son producidas por Nike y se siente a gusto con ello. En ningún punto alguien que las compra se siente estafado porque ha comprado lo que buscaba: el logo de Nike. No se trata de aparentar que la camiseta es verdaderamente de Nike, no se trata de una falsificación, se trata de comprarse el logo de Nike aunque todo el mundo sepa que la camiseta no fue producida por la empresa de la que lleva el logo.

Esto sucede porque el logo se ha convertido en símbolo de deporte, de éxito, de velocidad, en algo que la gente desea para sí, algo con lo que quiere empaparse, algo con lo que quiere vestirse e identificarse. A nadie le importa que le ropa no haya sido hecha por Nike porque tiene el logo en el pecho, lo tienen en un tamaño imposible de ignorar.

Éste es un valor agregado del logo. Decimos valor agregado porque no es el fin principal de un logo sino algo que viene como un plus en aquellos logos impresionantes que cautivan al público.